[Traducción] Yamapi – Cinema ★ Cinema no.29, 2011.02 Parte 1

Otra entrevista a Yamapi por su papel en “Ashita no Joe”


Cuerpo y mente de boxeador
Yamashita Tomohisa e Iseya Yusuke
(parte 1 y parte 2 respectivamente)

Fotografía del monumental manga histórico que se ha convertido en película, “Ashita no Joe.”
¿Es igual a ser, desde cierto punto de vista, un reto contra una leyenda? Pasando por una remodelación de cuerpo durante varios meses, Yamashita Tomohisa e Iseya Yusuke que han cumplido juntos con este desafío hablan sobre el rodaje y el duro entrenamiento.
YAMASHITA TOMOHISA COMO JOE
Siento como si los ojos de Joe no pudieran ver nada excepto a Rikiishi.

Gracias a Kagawa-san y Umetsu-san me convertí en Joe

“Ashita no Joe” es una obra alucinante, que incluso nosotros, generaciones que no vivimos aquellos tiempos, la conocemos. Como era de esperar, hubo mucha presión. Pero yo quería estar a la altura de las expectativas de la persona que me eligió a mí, y como actor sentía que no debía escapar. Como soy competidor, lo cogí para darlo todo haciendo todo lo posible. Es realmente gracias al director, a todos los miembros del personal, y todos los co-actores que se ha podido terminar la grabación sin ningún problema. Es un trabajo en el que todos hemos tomado hasta el último detalle y discutido durante largos momentos. Tal vez por eso me sentí muy agradecido con todas las personas cuando terminé de verla.

Joe es un mal perdedor y sin pulir. Siendo así, persiste en las cosas que decide y tiene  fortaleza interior. Me imaginaba este tipo de persona cuando actuaba, y durante el rodaje me obligué a pensar, si fuera Joe, ¿qué diría? ¿cómo se comportaría? Haciendo esto, poco a poco mis sentimientos se unieron. Kagawa-san dijo: “¡Joe quiere ganar!” los sentimientos de Joe son muy simples, casi como si realmente todo lo que hay es eso. El punto de ese objetivo de ganar es Rikiishi, nada más pasa por sus ojos. Quizá por eso, al principio, pensó en Danpei como alguien que puede utilizar con el fin de ganar contra Rikiishi, y en Yoko como un simple obstáculo (risas).

En realidad, la pasión de Kagawa-san por el boxeo no perdería ni con la de Danpei. Durante el rodaje me dio consejos como: “El ritmo es importante así que sigue moviendo el cuerpo”, y como referencia para el estilo de boxeo de Joe me dejó vídeos de Tatsuyoshi Joichiro [antiguo campeón japonés de peso gallo del CMB, llamado así después de Yabuki Joe (el primer kanji de su nombre -Joichiro- es el mismo que el de Joe)] También me hablaba con mucho entusiasmo acerca de “Ashita no Joe” todos los días (risas). Cada día nos encontrábamos cara a cara y sudábamos juntos durante el entrenamiento. Creo que la relación entre Joe y Danpei vino de forma natural en el rodaje.

Otra persona a la que podría llamar “Danpei” es al entrenador de boxeo, Umetsu-san. Si bien es estricto, también era una persona cálida. El entrenamiento fue intenso, no había nada que pudiera llamar divertido (risas), pero Umetsu-san tuvo un papel importante en formación como Joe. La parte divertida fue el combate con guantes de mitón. Cuando mi ritmo se unió al de Umetsu-san que estaba en el lado del receptor, un buen sonido resonó, me hizo sentir muy bien. Sin embargo, esto fue en la segunda mitad de rodaje. Todos los días estaban llenos de dificultades, cuando pienso en tiempo que pasó, no hubo ni un momento para relajarse.

Otras cosas además del entrenamiento fueron duras: en primer lugar, para optimizar mi cuerpo ya no podía comer lo que quisiera. Formar  músculos mientras pierdes peso es bastante difícil. Ansiaba tanto comer cosas dulces que era extraño. Por lo general no suelo comer dulces, pero tal vez mi cuerpo estaba deseando azúcar (risas). Estaba feliz por conseguir la fruta ocasional en vez de los dulces prohibidos. Y, ya que la fatiga me alcanzaría, me aseguré de tener ácido cítrico conmigo. Creo que mi peso y grasa corporal disminuyeron un poco. No quise saber el número exacto. Si hubiera perdido más de lo que pensaba me habría vuelto más descuidado, y si era al revés habría tenido mucha ansiedad. Eso no es muy bueno en cualquiera de los casos, ¿verdad? (Risas)

Pasé los días así, y como había una gran cantidad de combates y escenas de lucha, eso me volvió muy irritable incluso en cosas triviales. En ese entonces me convertí en alguien que se enfada fácilmente, tanto que no hubiera creído que era mi yo de siempre. Por supuesto me forcé conscientemente, y también creo que Umetsu-san me llevó en la dirección para pulirme a mí mismo porque me ponía nervioso durante el entrenamiento. Sin embargo, “furioso” no es exactamente la palabra correcta para describir mis sentimientos en aquellos momentos. Más bien era que me golpeaban continuamente y eso dolía, así que reaccionaba de forma espontánea: “¡¿Qué coño estás haciendo?!” (Risas) En cualquier caso, sólo sentía que tenía que protegerme.

Las escenas de combate tenían que ver con la dosis de dolor. Cuando un puñetazo venía por la derecha, yo tenía que esquivarlo desviándome a la izquierda. Así es como el movimiento general se define en el esquema. Pero lo hacíamos a mucha velocidad, por lo que si cambiaba ligeramente mi movimiento o me retrasaba un poco, acabaría recibiendo un puñetazo de pleno. Eso ocurrió a menudo. Tal vez fuera por la adrenalina del momento que cuando eso pasaba no me afectaba. Pero entonces me llegaba cuando todo había terminado, o sea: “¡Me duele todo!” (Risas). Tenía que hacer músculos, perder peso y afinar mi cuerpo, y cuando me golpeaban me dolía. No es cuestión de decir cuál fue lo más duro, poner los tres juntos es lo que hizo que fuera duro (risas).

En realidad, después de haber probado el boxeo, llegué a sentir lo increíbles que son los boxeadores profesionales. Llegué a entender el estado de ánimo de Joe y Rikiishi que los llevó a luchar con toda su alma. También son los espíritus sedientos de personas que nacieron y crecieron en esos tiempos y ese entorno, por lo que es difícil de comprender todo. Me pregunto qué haría yo si tuviera una carga como la de Joe. Probablemente habría sido un poco más llamativo, una persona diferente. Yo he nacido en estos tiempos, así que no lo sé (risas). Pero creo que es importante ponerse en la posición del otro de vez en cuando en un entorno difícil. ¿La gente no deja de crecer si no se ponen en un lugar donde necesitan su fuerza máxima? Danpei tiene una frase donde dice: “Hay un mañana porque vives como si no hubiera nada”, creo que es lo mismo para los actores. Kagawa-san dijo: “Si un actor no actúa con toda la valía de su trabajo y su vida, nada se transmitirá a las personas que lo están viendo.” Así que, aunque no todo el tiempo, es necesario para mi mejora ir a lugares difíciles. No importa a dónde vaya nunca olvidaré lo que sentí durante “Ashita no Joe.” Quiero hacerlo lo mejor que pueda, como si no hubiera un mañana.

Nunca había trabajado en algo que me llevara tan lejos como lo ha hecho “Ashita no Joe”, por lo que inmediatamente después de que se acabara estuve en un estado como de distracción. He desarrollado una fobia al entrenamiento de músculos liviano (risas), y también me he alejado del gimnasio. No fue hasta hace poco que empecé a pensar en volver de nuevo. Ha pasado algún tiempo, y cuando vi el trabajo terminado hubo muchas partes que me estimularon. Quiero boxear ahora. Creo que los espectadores sentirán lo mismo, sentirán que quieren hacer algo, que tienen que hacerlo. Viendo a Joe como se levanta de nuevo después de haber sido apaleado una y otra vez, los sentimientos proactivos hervirán en tu interior. No importa lo que pase, no darse nunca  por vencido es lo importante. Como hombre, admiro a Joe por adoptar una postura firme hasta el final. Algún día, me gustaría ser alguien que influye en la gente que me rodea, al igual que lo hizo Joe.

Una gran escena que permanece en tu corazón

El punto culminante de “Cadena perpetua”. No esperaba que al protagonista, que estaba en la cárcel, se le ocurriera algo así, me sorprendió. Es una obra que realmente me gusta, hasta el punto que puedo recordar varias escenas diferentes.

“¡Mira esto!” de Yamashita

Quiero que veáis todas las escenas de combate. Verme a mí y mi cara todo golpeado es increíble, aunque lo diga yo mismo (risas). En realidad, es porque realmente dolía. Sobre todo cuando me dieron un puñetazo en las sienes, no era ninguna broma. Cuando me dieron en la barbilla no dolió mucho, pero mi pecho se agitaba por todo el cuerpo y me tambaleaba. Ese es el estado en el que lo hacíamos, por lo que es lo real, era muy poderoso. Aparte de eso, la escena Rikiishi de la pérdida de peso. Creo que la veréis con curiosidad, sin mirar a su expresión espantosa.

La historia de una toma

Cuando Joe boxea, donde el número de golpes que recibió fue el más alto con diferencia. Cuando le preguntamos, “¿No quieres mostrar un lado más guay?” Él sonríe y dice: “Bueno, arriesgarlo todo en una sola toma es genial.”
Dentro de un tiempo limitado de rodaje, esa fue la versión de la película de Joe.

 

Créditos: learning to breath

2 comentarios

  1. wow! Muy …profundo. Leyendo la entrevista sientes como que necesitas saber más, creo que ver la cara de yamapi llena de golpes me va a doler más a mi que a él ^^U, pero me gusta cuando alguien dá lo mejor de sí mismo en su trabajo. Venga chicas que la vida hay que vivirla como si no hubiese mañana!!!

    • es verdad despues de todo hay una sola vida! , hay que vivir la de forma positiva y lograr cumplir todos nuestro sueños… el verdadero espiritu de lucha…!!!
      no quiero ver a pi todo golpeado T.T

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: